Actualidad de Semana Santa

Amor incondicional a María Santísima de las Penas

Jesús Manuel Montaño durante un momento del pregón.

El cofrade Jesús Manuel Montaño, recibió en la noche de este jueves, las bendiciones de La Viña. Una preciosa exaltación a María Santísima de Las Penas provocó que los palmeros ovacionasen con fuerzas y sinceridad al joven cargador de la cuadrilla del paso de palio que lidera Ramón Velázquez.

Luciendo su medalla de la cofradía, Montaño tuvo palabras para todos. En primer lugar, para la hermandad, que este año -la penitencia- cumple 75 años. Y por su puesto, para su madre Coronada, la Virgen de La Palma.

El "palmero" tuvo unas preciosas palabras para el barrio de La Viña, para los viñeros, y La Palma: "La Palma necesita a La Viña. La Viña necesita a La Palma". De nuevo, los versos de Jesús Manuel Montaño provocaro que el público se arrancase con una fuerte ovación, incluso con "olés". 

Y a continuación palabras para Ella, y para la gente que la rodea, como su vestidor, Juan León, y para los cargadores del palio de la Virgen de las Penas y a su capataz, Ramón Velázquez.

Y por último, los versos dedicados a María Santísima de las Penas. "Una historia de amor que no se puede explicar". 

Preciosas palabras que el pregonero terminó entregándole su corazón a la Señora, a "coronada por los corazones de los viñeros".