blog

Cambios de componentes

Hay quien dice que el mundo de la comparsa está revuelto. Que ya no es lo que era, que antes los componentes eran fieles a los autores. Mi opinión es la contraria. Esto siempre ha sido la selección natural, esa de la que hablaba Darwin en sus estudios de genética. Las mejores voces se van con los mejores autores del momento. Cada uno juega sus cartas. Puede que ahora el asunto sea más llamativo, porque la escasez de contratos acrecienta las diferencias. Pero los cambios de grupo fueron una constante derivada, de esto, de los celos entre componentes y autores y de mil cosas más. En 1959 el grupo de Paco Alba procedente de los Julianes, participó con Fletilla con los Gorilas, y Paco sacó un grupo nuevo con Las Huestes de Don Nuño. En 1962, en vista de que Alba no sacó comparsa tras llevarse un tercero con Pancho Albachi y sus mamarrachis, su grupo no dejó de salir, y montaron  con Enrique Villegas Los Gitanos Errantes. En 1974 Antonio Martín dejó a la mitad de los ensayos su comparsa Los Rumberos, y tuvo que terminarla Pedro Romero , rivales más que directos del momento. En 1984, el grupo de Barrilete, dejó a sus autores y se fueron con Antpnio Martín para sacar al año siguiente Entre Rejas. En 1987 casi todo el grupo de Villegas, se va con Pedro Romero y Aurelio Real y surge Con Gancho. Y en 1992 casi todo el grupo de La Señora, se va con Quiñones y Pepito Martínez y sacan Suspiros de Cádiz. Carlos Brihuega entró joven en las filas de  Paco Alba pero terminó pronto con Antonio Martín, lo mismo que Pepe El Caja. Los Catalanes, Antonio y Pedro, también tienen un rosario de idas y venidas, desde Fletilla a Villegas con los Beatles, a Ricardo Villa con Los Chulapos, a Antonio Martín y Luis Ripoll en años alternativos.

 Por eso no sé de qué se asombran algunos. Hay incluso quien cree que esto de los cambios lo inventó Juan Carlos Aragón, pero el tiene sólo la fama. Los cambios han sido siempre una constante, e incluso un aliciente morboso para los aficionados. Lo que pasa es que cada uno cuenta la feria como le va, y cada uno le duele cuando tiene la sensación de que pierde.